Cuerpos maltratados: cuerpos mal alimentados

¡Hola Amigos!

En el postVivir el Presenteos presenté a la terapeuta corporal y amiga Alejandra Brener.

A partir de hoy inauguramos juntas nueva sección en mi blog llamada: “EMOCIONES Y NUTRICION “, donde os proponemos una serie de artículos que cuentan experiencias, algunas dolorosas, otras placenteras donde la emoción y la nutrición van entramadas.

Antes de dejaros el primer artículo, os cuento un poco más de ella:DSC_0073

Alejandra Brener es terapeuta corporal.

Utiliza la bioenergética como técnica de carga y descarga energética que, a través de ejercicios, permite liberar tensiones acumuladas y hacer lugar a las emociones que allí se encuentran solapadas.

Busca la salud emocional. Sin embargo, sin salud física tampoco hay salud emocional y uno de los factores fundamentales para que ambos se conjuguen es la nutrición saludable.

La integridad personal depende de esto, por eso debemos explorar cómo, qué y porqué comemos lo que comemos.

CUERPOS MALTRATADOS, CUERPOS MAL ALIMENTADOS: LA HISTORIA DE PAULA.

Sus manos no sabían nada una de la otra, sobresalían de las mangas como injertos mal combinados, por eso cuando Paula veía aquellos alimentos que no podía comer perdía el dominio de sí e iba directo a lo perjudicial.

Al atorarse, el aire no circulaba por el pecho y se ahogaba de tanto malestar. La energía transitaba con dificultad. Quedaba agotada apenas se movía tratando de “salvar las apariencias” pero, en verdad, las apariencias no estaban a salvo.

Había sido un cuerpo maltratado, desvalorizado en su infancia por eso no podía dejar de comer lo insano. El maltrato había llegado a su propia conciencia y lo reproducía hacia sí misma.  Sin embargo había un torrente de vida adentro que deseaba soltarse pero estaba retenido bajo el yugo del control.

El primer paso fue tomar conciencia de quienes la desvalorizaban para comenzar preservarse y buscar aquello que le hacía bien. Uno de los modos de hacerlo fue revisar la forma de alimentarse desde el disfrute y la salud.  Al principio no fue fácil porque cada tanto irrumpían los arrebatos.

Tuvo que ser tolerante, dejar correr, esperar con infinita paciencia porque era solo la transición.

Con tenacidad todos los elementos de su persona se combinaron en lotes integrados y, finalmente, cuando tomó conciencia del maltrato personal y ajeno los hábitos cambiaron y fue allí donde comenzó su nueva vida.

Hasta el próximo artículo,

Alejandra y Lauri.

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuerpos maltratados: cuerpos mal alimentados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s